Los más de 300 cráneos inhumados de manera clandestina en 2017 entre las fosas descubiertas en predios de Colinas de Santa Fe, en la capital de Veracruz, y El Arbolillo en Alvarado, cuentan ya con un perfil genético, afirmó el fiscal de Veracruz, Jorge Winkler Ortiz.

En entrevista posterior a la guardia de honor llevada a cabo en el monumento a Miguel Hidalgo y Costilla en el Parque de Los Berros, detalló que solo menos de 30 han coincidido con familias que buscan a desaparecidos. “Todos o casi todos los restos que se han extraído de Colinas de Santa Fe desde el año pasado y hasta el día de hoy, y los que se extrajeron el año pasado en Arbolillo, suman más de 300; ya tienen identificación genética, pero no hemos encontrado concordancia con familiares que hayan dado su muestra genética, solamente un número aproximadamente menor a 30 familias y el resto de los cuerpos y cráneos no hay gente que se haya acercado a Fiscalía a dar una muestra de perfil”.

Winckler Ortiz hizo un llamado a las personas que tengan un familiar desaparecido para acercarse a la autoridad, señalar cuándo desapareció y dar su perfil genético, pues a raíz del fraude que se hizo hace años con las familias, donde se les tomaban perfiles y no se hizo el catalogo, se hicieron campañas para tomar muestras por acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) mediante las que se han logrado grandes avances en la base de datos de perfiles genéticos.

 

Con informaciòn de Primera Voz y Quadratin México