Ayer finalizaron los servicios del Faro Tláhuac como albergue para 45 migrantes, luego de casi dos meses de funciones.

De acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), durante ese tiempo se registró un saldo blanco en el lugar.

Cifras oficiales señalan que 400 personas llegaron al lugar el 24 de noviembre, en espera de cumplir sus trámites migratorios y hasta ayer, 45 permanecían en el sitio; de ese grupo, 25 fueron trasladadas al albergue de Hermanos en el Camino, en la colonia Martín Carrera, alcaldía Gustavo A. Madero, el resto ya fueron contratadas por empresas de Monterrey, Guadalajara y Morelia.

Tras el cierre, la CDHDF dijo en un comunicado que “esta Ciudad demostró una gran solidaridad con la población proveniente de varios países de Centroamérica”.

Con información de Primera Voz y El Heraldo