La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó hoy su interés en enviar una delegación a Bolivia entre el próximo viernes y lunes, donde las protestas por la renuncia forzada de Evo Morales dejan hasta ahora decenas de muertos.

La CIDH quiere viajar al país para observar la situación de los derechos humanos en un momento de aguda crisis política y social desatada por las denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre, que precipitaron la dimisión de Morales bajo la presión de protestas opositoras y de las fuerzas armadas, y la asunción de un gobierno interino encabezado por la derechista Jeanine Áñez.

Según la CIDH, las protestas han dejado 23 muertos, por lo que fue invitada a Bolivia la semana pasada mediante una carta de Diego Pary, el canciller de Morales.

Ayer la tensión en las calles continuó por las movilizaciones de partidarios del mandatario indígena, que piden la renuncia de Áñez, por lo que la CIDH dijo a través de un comunicado: “Se solicita atentamente la realización de las gestiones necesarias para brindar entre otros, apoyo de servicios de transporte y seguridad a la delegación”.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió el fin de semana sobre el uso innecesario o desproporcionado de la fuerza en Bolivia.

 

Con información de Primera Voz