El Presidente Andrés Manuel López Obrador puntualizó que la carta enviada al rey Felipe VI de España tenía el objetivo esencial de la reconciliación a partir del reconocimiento de excesos. “No odiar, pero no olvidar”, resumió, y dijo que abordaría el tema con cuidado para no “testerear” a nadie.

López Obrador rechazó que México haya filtrado el documento porque en este caso la “forma es fondo” pero calificó de “muy buena” la polémica que desató al conocerse la petición de perdón al rey de España. Sacó a relucir “el racismo, el clasismo, la xenofobia de un lado y del otro”.

Ratificó que él pedirá perdón a los yaquis y a los mayas. López Obrador distinguió entre la reacción que desató la carta al Rey de España con la mesurada respuesta de El Vaticano, quizá porque el Papa Francisco ya pidió perdón en Bolivia. “Ahora resulta que hay más súbditos que católicos. Lo más importante es la reconciliación”, sentenció.

Al detallar sobre la forma en que se dio a conocer, señaló que pudo haber sido una filtración del documento o bien fue extraída. Sin embargo, desestimó que se haya tratado de fuego amigo dentro de su gobierno.

En este sentido, López Obrador reconoció algunas posturas, como las del arqueólogo Huberto Matus, quien escribió un “gran texto” sobre el significado de la carta. Refirió que, para entender el alcance de la petición, con el afán de reconciliarnos, se deben ponderar textos como los de Bernal Díaz del Castillo o, más recientemente, de Miguel León Portilla, Edmundo O´Gorman o Eduardo Galeano.

 

Con información de Primera Voz