Que el espíritu nunca envejezca, aunque el cuerpo haga lo contrario.

Crédito a quien corresponda.