No importa si hay cinturones de paz, antorchistas (perdón, “anarquistas”), bombas molotov o acusaciones con la mamá. Este polifacético ser siempre encontrará un motivo para exponer su sesudo análisis, como todo buen líder de opinión.

 

Ilustración: Eysel Abisué Cortés Martínez