El pozol es una bebida de origen mesoamericano, ubicua del sur sureste de México, donde el maíz nixtamalizado se muele; se consume blanco, sólo de masa y de cacao en la que se agrega pasta de cacao tostado molido.

Para este postre utilizamos el pozol de cacao, que marida de forma espectacular con este singular pastelillo de chocolate.

Ingredientes

100 g de mantequilla

200 g de cobertura de chocolate obscuro amargo

100 g de azúcar glass

3 g de bicarbonato de sodio

15 ml de esencia de vainilla

80 g de harina de trigo

4 piezas de huevo

100 g de pozol de cacao deshidratado

200 ml de agua

8 moldes individuales de aluminio, engrasados y enharinados

Forma de hacerse

Hidratar el pozol por 20 minutos, colar, reservar los sólidos.

Con ayuda del microondas, fundir el chocolate de 20 segundos en 20 segundos; ahí mismo agregar la mantequilla y fundirla incorporando ambos ingredientes. Si no se tiene este tipo de horno, se puede hacer de la manera tradicional a baño María.

Colar azúcar, bicarbonato y harina; agregar el chocolate con la mantequilla, los huevos y la esencia de vainilla. Con ayuda de una pala, lograr una mezcla homogénea e incorporar al final el pozol.

Precalentar el horno, vaciar la mezcla en los moldes y hornear durante 25 minutos a 170 grados centígrados.

Enfriar y reservar.

Servirlo con helado de guayaba.

 

Con información del Chef José Bossuet para Primera Voz