Elementos de la Policía Federal y de migración de Estados Unidos aseguraron la frontera de Tamaulipas con Texas para evitar el cruce de migrantes hondureños.

Alrededor de 30 indocumentados se aglomeraron en el Puente Internacional I de Nuevo Laredo, donde autoridades mexicanas impidieron el avance hacia Estados Unidos.

El protocolo de seguridad incluyó barricadas con alambre de púas, lo que provocó el cierre del paso alrededor de dos horas.

Del lado estadounidense, los policías solo permitieron el paso a quienes tuvieran sus documentos en regla.

Con información de Primera Voz y López Dóriga