La reducción de tarifas es una manera clara para aminorar costos y aumentar el comercio entre Corea del Sur y América Latina y el Caribe, indicó hoy el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

El funcionario hizo una panorámica de los intercambios comerciales y de inversiones con motivo de la cumbre de negocios entre ambas partes que inició este lunes en Seúl, Corea del Sur.

Destacó que productos de Brasil, Chile, México y Perú conforman el 80% de las exportaciones latinoamericanas a Corea del Sur, mientras que de regreso, Brasil, Chile y México reciben el 70% de las exportaciones surcoreanas a la región.

Señaló que uno de los principales problemas de esos intercambios son los costos excesivos provenientes de barreras tarifarias y no tarifarias (regulaciones en general), además de los derivados del transporte que, en conjunto, duplican el valor de los bienes y servicios que se intercambian.

Para países como Bolivia, Jamaica o Surinam, los costos alcanzan cifras que vuelven prohibitivo el comercio con Corea del Sur, país que se sumó en 2005 al BID. Moreno precisó que las exportaciones agrícolas latinoamericanas a Corea del Sur tienen tarifas promedio de casi 80%, a lo que se agrega la ineficiencia logística de la región.

Estudios del BID muestran que la reducción de costos en esos rubros podría aumentar las exportaciones surcoreanas a Latinoamérica hasta 63%.

 

Con información de Primera Voz