El tsunami que golpeó la noche del sábado el estrecho de Sunda, en Indonesia, ha dejado hasta el momento 373 personas muertas, mil 459 heridas, 128 desaparecidas y 11 mil 687 refugiadas, de acuerdo con un reporte presentado esta mañana por la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB).

Se registran además daños en 611 viviendas, 69 hoteles, 60 comercios y 420 embarcaciones en las costas de las provincias de Banten y Lampung.

El director de Información de la BNPB, Sutopo Purwo Nugroho, informó que la mayoría de las víctimas fueron encontradas en hoteles y viviendas rurales.

Rescatistas y civiles, apoyados por fuerzas de seguridad indonesias, siguen buscando sobrevivientes a marchas forzadas este lunes tras el paso del devastador tsunami. En tanto, médicos trabajaban para ayudar a los sobrevivientes y cientos de personas buscaban más víctimas en las playas sembradas de escombros a lo largo de las costas del oeste de Java y el sur de las islas de Sumatra.

Autoridades del país afirmaron que su sistema de alerta de tsunami no ha estado en operación desde 2012; expertos prevén que otro movimiento similar podría ocurrir en cualquier momento.

 

Con información de Primera Voz