El Jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, informó que ya se tienen identificados los posibles sitios de ubicación de los agresores que el pasado domingo mataron a un escolta del excardenal Norberto Rivera en la casa del religioso.

“Podríamos decir que ya sabemos a lo que se dedican y los sitios de ubicación”, aseguró el mandatario, quien  detalló que se trata de un grupo delictivo dedicado al robo, principalmente en la zona de Lomas de Chapultepec, el cual ya había sido desarticulado y se reagrupó.

Por separado, la Procuraduría capitalina solicitó ante un juez de control una orden de aprehensión por el delito de homicidio doloso en contra de uno de los agresores del escolta de Norberto Rivera, luego de comprobar su participación en los hechos a través de testimonios y el seguimiento de las rutas de escape hacia territorio mexiquense.

“Está debidamente acreditado que la persona hospitalizada en el Estado de México es un imputado relacionado con el hecho. También tenemos acreditado de manera pericial que son dos armas de fuego las que intervinieron (9 y 380 milímetros), una de ellas pertenecía al empleado de seguridad que murió en el incidente, la otra (fue identificada) por un proyectil encontrado durante la necropsia, sabemos que era de este sujeto”, señaló el procurador capitalino, Edmundo Garrido.

Horas más tarde, Norberto Rivera presentó su declaración ante el Ministerio Público, en donde sólo denunció los hechos “contra quien resulte responsable”.

 

Con información de Primera Voz y La Razón de México