Minutos antes de las 14:00 horas, la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados dio por terminada la sesión ordinaria que se celebraba esta tarde en San Lázaro debido a que la diputada Carmen Medel Palma, del grupo parlamentario de Morena, gritó: “¡Asesinaron a mi hija, asesinaron a mi hija!”, una vez que recibió una llamada telefónica en el sitio en donde se encontraba.

El presidente en turno de la Mesa Directiva, Marco Antonio Adame, decretó un receso. A la curul de la diputada Medel se acercaron integrantes de la bancada de Morena; también los integrantes de servicio de Protección Civil de la dirección de resguardo acudieron para auxiliarla y llevársela en una silla de ruedas en el salón de plenos.

Desde la tribuna, Pablo Gómez dijo, una vez que se reanudó la sesión: “Valeria (hija de la diputada) ha sido víctima del estado de violencia en el que vivimos. Hoy encaramos la tragedia de manera directa, con una integrante de esta asamblea”.

La joven, de 22 años de edad, era originaria de Coatzacoalcos y estudiante de la Facultad de Medicina. Fue acribillada por sujetos desconocidos, quienes tras cometer el agravio se dieron a la fuga. El lugar fue acordonado por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Antes de levantar la sesión, y ya de regreso en su sitio, el presidente de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo declaró al pleno consternado por la noticia que recibió la diputada Medel y anunció que realizará acciones de carácter político y jurídico para respaldarla.

 

Con información de Primera Voz y La Jornada