En conferencia de prensa, Andrés Manuel Lopez Obrador, presidente de México y Omar Fayad, gobernador del estado de Hidalgo informaron que al menos 66 personas murieron y 76 se encuentran graves, tras la explosión de un ducto de Pemex en Tlalhuelilpan.

Desde Palacio Nacional, el secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval explicó que 25 hombres del ejército se encontraban en el lugar:

“Al verse rebasados por la cantidad de gente que llegaba con sus recipientes, las autoridades buscaron no tener una confrontación y queda a un lado, para evitar una confrontación. Al presentarse la explosión, de inmediato se buscó apoyar a los heridos con la aplicación del plan DN-III para ayudar a acordonar el área”.

Alejandro Gertz Manero, Fiscal General respondió a la pregunta de un periodista sobre si los hechos habían sido intencionales: “Por supuesto que fue intencional: una persona hizo el ducto intencionalmente para robar la gasolina, la explosión solo fue una consecuencia” aseguró.

Con información de Primera Voz