El Parlamento de Moscú aprobó hoy una ley que permite la castración química de quienes abusen sexualmente de menores de edad y agravó las penas para este delito.

A partir de la nueva normativa, los abusos de menores pasarán hasta 14 años de cárcel, que no podrán ser cumplida por una pena de libertad condicional.

La iniciativa recibió una muy buena postura entre la opinión pública, según informa DPA. En 2010, más de 2500 niños tuvieron una muerte violenta en Rusia y muchos de ellos sufrieron abusos sexuales.

La castración química se basa en inyecciones que hacen disminuir la testosterona, así como el flujo sanguíneo a la zona del pene, lo que impide tener una erección.

En México aún no se han promovido iniciativas de este tipo para abusadores sexuales y voladores, pero es necesaria una medida drástica por las violencia contra mujeres y niñas en nuestro país.

Con información de Primera Voz y La Nación