La pelea más esperada en el cierre del año al fin llegó. El mexicano Andy Ruiz apeló a la garra y al corazón para el segundo capítulo contra Anthony Joshua y apostó por una combinación en algún punto de la pelea para sentar a su rival, mientras que el británico buscó el nocaut con los puños siempre dirigidos a la cabeza.