Esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador expuso que el gobierno de la República plantea una nueva etapa, una ruptura con “la vieja política; se trata de un nuevo régimen, y basta de simulación e hipocresía en el combate a la corrupción y la impunidad. Soy partidario del punto final y de que veamos hacia adelante. Iniciemos una etapa nueva”, y adujo que espera la reforma al artículo 35 de la Constitución para aplicar la consulta popular y preguntar a los ciudadanos si desean que se inicien procedimientos legales por actos de corrupción contra los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

Con buen humor, bromeó al anunciar que de ahora en adelante sólo acudiría los miércoles a la cita mañanera con los medios, y ante las expresiones de extrañeza que suscitó, corrigió con otra noticia: es 28 de diciembre, día de los inocentes. En realidad, regresará a sus actividades cotidianas el miércoles 2 de enero.

Posteriormente informó que un equipo de especialistas provenientes de Canadá ya se encuentra en Puebla para efectuar una investigación a fondo de la tragedia de la pareja Moreno Valle-Alonso, y que todos los resultados de las pesquisas se darán a conocer con “transparencia absoluta”. También agradeció la disposición del gobierno de Estados Unidos para que colaborar en la búsqueda de la verdad del accidente.

También defendió su proyecto de construir tres pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía. “Nos vamos a ahorrar cien mil millones de pesos. Estamos afinando el proyecto. En enero vamos a lanzar licitaciones de construcción. No vamos a perder el tiempo.”

En referencia a un nuevo tuit de Donald Trump, quien ahora sugiere cerrar la frontera de su país, el político tabasqueño replicó: “Hemos actuado con prudencia, de manera precavida. No hemos opinado sobre este tema. Se trata de un asunto interno del gobierno de Estados Unidos. Buscamos mantener siempre una buena relación con Estados Unidos”.

Del mismo modo, el presidente López Obrador abordó el tema de las enormes pérdidas que significa el robo de combustibles al año. Y subrayó: “Se acabó la corrupción y la impunidad…la consigna, el llamado, el lema a todos es a portarnos bien en la nueva etapa”.

Al ser cuestionado sobre si las investigaciones por el robo de combustible (conocido como huachicol) alcanzará a altos funcionarios de PEMEX, entre ellos sus exdirectores, repuso: “Soy partidario de que veamos hacia adelante y hagamos el compromiso de acabar con la corrupción y la impunidad, soy partidario del punto final y de que iniciemos una etapa nueva. Vamos a ser inflexibles a partir de nuestro gobierno. Si fallamos y cometemos ilícitos que nos caiga toda la condena pública. No va haber omisiones”.

Al preguntársele sobre la inconformidad del presidente del INE, Lorenzo Córdova, sobre la reducción presupuestal a esa instancia, el mandatario replicó: “Le comento al presidente del INE que es mi aliado, y mi apoyo será de acuerdo con mi límite. Pero reitero mi llamado a los partidos políticos a que devuelvan o no reciban la mitad de sus prerrogativas, si son 5 mil millones, ahí hay 2 mil 500 millones de pesos de ahorro”.

Así, al decretar el fin de 36 años de corrupción propiciada en los gobiernos de corte neoliberal, el presidente de la República denunció que esas administraciones fueron facilitadoras de actos ilícitos que afectaron a la mayoría en beneficio de unos cuantos, y adelantó que sólo espera la reforma a la Constitución para que haya una consulta popular. La pregunta sería: “¿Quieres que se abran expedientes contra Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, y Enrique peña Nieto por actos de corrupción que se generaron en el pasado?”.

 

Con información de Primera Voz