Los avances en las investigaciones por el caso del Colegio Cervantes, señalan este lunes que José Ángel habría utilizado armas que no poseían permiso para su uso y eran propiedad de su abuelo, quien se reservó su derecho a declarar.

Con estos datos Gerardo Márquez Guevara, fiscal estatal, señaló que concluirá la primera etapa de las indagatorias, lo que permitirá, dijo, tener una visión más clara en el siguiente paso y así conocer el tipo de responsabilidad del menor de 11 años.

Detalló que las diligencias han permitido conocer, hasta el momento, los testimonios de al menos 30 personas que estuvieron ese día en el lugar de los hechos.

José Ángel utilizó las armas calibre .40 y .25, con las que disparó un total de nueve veces, lesionó a varios compañeros y privó de la vida a su profesora para después quitarse la vida.
Vázquez Guevara añadió que por el momento no hay responsabilidad por parte del abuelo; no obstante, tras la integración de la carpeta de investigación se definirá esta situación.

 

Con información de Primera Voz