Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, aseguró ayer que una de las prioridades del gobierno federal será regresar el grado de inversión a Petróleos Mexicanos (Pemex) y aclaró que el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no será reactivado.

“Pemex es una obligación, no un deber. Es parte del corazón y de la columna vertebral. Queremos una empresa más productiva, con menos corrupción, más eficaz”, enfatizó.

Expresó que el problema de la petrolera es la producción, ya que la caída en ese sector fue de 10% en el primer trimestre de 2019 contra el mismo lapso del año pasado. “Fueron cinco puntos del producto interno bruto. Eso venía en picada. Hay que revertirlo para poder salvar la calificación de Pemex. Tenemos un año y vamos a hacer todo lo posible, como se hizo ahora para defender el Tratado México, Estados Unidos y Canadá y lo de la imposición de aranceles”, declaró.

El jueves de la semana pasada la calificadora Fitch Ratings bajó la nota crediticia de la petrolera y la dejó sin grado de inversión, un día después de hacer lo mismo con la calificación soberana de México.

 

Con información de Primera Voz