Estados Unidos registra su segundo mayor brote de sarampión, desde que se erradicó la enfermedad hace 19 años, con un total de 465 casos confirmados del 1 de enero al 4 de abril de este año.

En 2018 se registraron brotes importantes de sarampión en las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey, en especial entre personas no vacunadas en comunidades judías ortodoxas.

Los brotes se asociaron con viajeros que trajeron el sarampión de Israel, donde se produjo un gran brote, al menos 82 personas trajeron sarampión a Estados Unidos de otros países en 2018.

El lunes, el Departamento de Salud de Nueva York advirtió a los centros educativos de la comunidad judía del distrito de Brooklyn que podrían ser sancionados o cerrados si admiten a niños sin vacuna contra el sarampión, debido al brote del que ya se confirmaron 285 casos en el estado, la mayoría son casos de menores de 18 años.

Con información de Primera Voz