La enorme cantidad de delitos que existen en el mundo se han comenzado a diversificar por la tecnología, y es que hace poco más de una década, quién pensaría que uno de los principales problemas de violencia que viven las personas con la extorsión se ramificaría a la tecnología; hoy por hoy es posible secuestrar perfiles de WhatsApp, y como en cualquier otro secuestro, piden dinero por él.

Actualmente la app WhatsApp es la aplicación con mayor número de descargas. Los hackers, que utilizan sus habilidades para delinquir-, y es que el hackeo de un iPhone a través de esta app es un riesgo alto, por el acceso que permitirá a quien extorsiona.

El secuestro se hace con ingeniería social sencilla, simplemente basta con instalar la app en un teléfono móvil cualquiera e introducir el número de la víctima. Como sabemos, solo es posible tener un número de teléfono por perfil de WhatsApp a no ser que se siga este truco para tener dos en un mismo móvil; en cuanto meten tu número, la aplicación les solicita el código de verificación, que normalmente llega en forma de mensaje SMS a ese número.

Para obtenerlo, bajo cualquier pretexto te escriben, pero no lo hacen desde un número desconocido, sino que contactarán contigo mediante un número que ya hayan secuestrado antes y que pertenezca a uno de tus contactos. Como ves, el secuestro de WhatsApp se expande rápido como la pólvora. Puede sonar raro, pero como la persona que te escribe es un conocido, te lo crees y se lo das.

Al darlo, con tu código habrán logrado tener tu cuenta de WhatsApp y tú la habrás perdido. Para asegurarse de que no la puedas recuperar, activan el pin de doble verificación para que la única forma que tengas de hacerte con tu cuenta de WhatsApp sea cumpliendo sus exigencias, es decir, tendrás que pagar. Y se pondrán en contacto contigo para ello.

Para protegerte debes desconfiar de cualquier persona que te pida el código de verificación. No está de más que activen la doble verificación, de modo que los secuestradores no lo tengan tan fácil y requieran una contraseña de acceso.

Si ya es demasiado tarde, solo queda intentar contactar con los administradores de WhatsApp para intentar recuperar la cuenta, aunque se trata de un proceso que cuesta varios días. Otra opción es contactar con tu servicio de telefonía y solicitar un cambio de número, pero es un cambio que tendrás que empezar de cero. Si esto sucede, debes contactar con las autoridades y poner una denuncia para que no quede impune.

Con información de Primera Voz