Tener deficiencia en el complejo B que lo forman vitaminas como B1, B2, B6 y B12 puede causar depresión, fatiga y pérdida de masa muscular en adultos, y es que la vitamina B1 nos regula funciones del sistema nervioso como la neurotransmisión, la metabolización de azúcares y proteínas en la sangre.

En conjunto, la vitamina B6 regula el apetito contribuyendo a metabolizar las grasas. Lo que en equipo generan estas vitaminas es que la B12 regula la memoria, el apetito y previene la depresión y la fatiga crónica, aunado a que combate la atrofia intestinal para que nuestros nutrientes de los alimentos no deriven en cuadros anémicos.

La deficiencia de esta última vitamina puede generar sarcopenia, un trastorno que adelgaza la masa muscular, crea adelgazamiento y fragilidad.

En los adultos mayores la sarcopenia agudiza la poca o nula actividad de los adultos. En el país se atiende más de 20 pacientes geriátricos cada fin de semana, que cerca del 40 por ciento tiene deficiencia en el complejo B y generalmente acuden a recibir atención por síntomas como depresión, fatiga, adelgazamiento, pérdida del apetito y debilidad.

Es importante saber que pacientes diabéticos o hipertensos tienen mayor posibilidad de presentar índices bajos en complejo B por la dismetabolia que les impide absorber correctamente las vitaminas.

Actualmente el sector Salud del país intenta administrar a pacientes con deficiencia de complejo B vía oral o inyectado durante un periodo de tres meses estas vitaminas, para reducir los casos de déficit en adultos mayores.

Sin embargo es importante que los pacientes modifiquen sus alimentos tratando de mantener una dieta sana para que no se requiera del complejo en forma sintética.
El complejo B lo podemos encontrar en alimentos como carnes rojas: hígado de res, en pescado, verduras frescas verdes y amarillas, así como en cereales.

 

Con información de Primera Voz