En el acuerdo migratorio alcanzado el pasado viernes 7 de junio, Estados Unidos sólo ratificó el compromiso de inversión por 5 mil 800 millones de dólares para Centroamérica, asumido hace casi seis meses ante México, que no ha comenzado a concretarse.

En la parte final de la declaración conjunta, ambos países reiteraron su compromiso de fortalecer y ampliar la cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica, así como crear una zona de prosperidad, y aseguraron que liderarán el trabajo como socios nacionales e internacionales. Sin embargo, nada se estableció en dicho documento sobre un incremento de las exportaciones de productos agropecuarios de Estados Unidos a México, aunque ayer el presidente estadounidense, Donald Trump, lo anunció por Twitter, sin que dicha versión fuera confirmada o desmentida por autoridades mexicanas.

México ya es dependiente de Estados Unidos en varios productos agropecuarios, principalmente en maíz amarillo destinado al sector pecuario, pero en términos generales mantiene un superávit comercial en la balanza comercial agroalimentaria. En el primer cuatrimestre de 2019 las importaciones de maíz amarillo desde Estados Unidos se incrementaron 14.1% al llegar a 4.7 millones de toneladas, seguidas por las de semillas de soya, que se dispararon 42.6% al sumar 1.8 millones de toneladas, y las de trigo crecieron 13.5% al alcanzar 1.06 millones de toneladas, según cifras del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

La consultoría destacó que durante 2018 México alcanzó un superávit de 7 mil 316 millones de dólares en la balanza agroalimentaria, 13.4% superior al registrado en 2017. Entre granos básicos y oleaginosas, productos pecuarios y agroindustriales, frutas y verduras, las importaciones de alimentos realizadas por México sumaron 27 mil 139 millones de dólares, pero exportó 34 mil 455 millones de dólares en el mismo rubro, siendo Estados Unidos el principal país de origen y destino.

Cálculos del GCMA indican que desde 1994, cuando entró en vigor el TLCAN, y hasta la proyección prevista para 2019, las exportaciones agroalimentarias de México registrarán un incremento acumulado de 716%, más del doble que el aumento de 314% pronosticado para las importaciones.

 

Con información de Primera Voz